AJ Marti, artista dominicano en el mundo de los cómics

AJ Marti, artista dominicano en el mundo de los cómics
AJ Marti, artista dominicano en el mundo de los cómics
AJ Marti, artista dominicano en el mundo de los cómics

Ya sea en las salas de cine, las consolas de videojuegos o cualquier dispositivo en el que se pueda ver una serie de televisión, las historias y personajes basados en novelas gráficas cada vez van ganando más terreno en el gusto de las masas, lo que debiera traducirse en más oportunidades para los artistas que se dedican a crear cómics que son la fuente de inspiración de estas franquicias, pero la realidad es algo más compleja, tal como comprobamos al conversar con AJ Marti, artista visual, diseñador gráfico y escritor dominicano, cuya exitosa carrera en el mundo de los cómics le ha permitido proyectarse fuera del país.

Primeros esbozos

Para Marti los primeros trazos en el mundo de los cómics iniciaron en El Conde, calle en la que los paquitos se podían conseguir en cualquier esquina, además de que también podía disfrutar de la sección de tiras cómicas de la prensa diaria y de los suplementos sabatinos.

“Realmente dibujo y escribo desde que tengo uso de razón. Mal o bien lo he hecho desde niño. Crecí fascinado por Tarzán, Turok, Fantastic Four, SpiderMan, Superman, y tiras cómicas como Mafalda y Dick Tracy”, comenta el artista. “Lo cierto es que el cómic me hizo soñar. Me cautivó porque me ofrecía la posibilidad de desahogar todo lo que llevaba dentro y no podía decir, esa necesidad de contar historias”.

Marti se dedicó al dibujo con pasión, practicando, probando y fallando para aprender y seguir creciendo como artista, pero con el paso del tiempo se fue dando cuenta que tener la cabeza en las nubes y escasos fondos no son de gran ayuda ante los altos costos de impresión y otros desafíos a los que se enfrenta el artista que quiere publicar su obra. Para AJ la solución llegó con la internet y su creación de ComicCinema.com en el año 2001, como un escape para contar historias.

“La internet literalmente abrió un mundo de posibilidades. Podía poner mi trabajo al alcance de la gente sin quedar en la quiebra”, agrega el artista. “Puedo decir hoy, 17 años después, que ComicCinema cumplió su cometido más allá de lo que pude imaginar. Me abrió muchas puertas y sobre todo he hecho grandes amigos. De pronto no me siento solo en esto”.

Las historietas en RD

Para Marti, el ambiente de los cómics en RD va por buen camino, tanto para los creadores, como para el público que le gusta asistir a las actividades relacionadas con el género. “Aún falta mucho camino”, comenta AJ, “pero siendo uno de los creadores de edad más avanzada aquí, puedo dar fe que en otras décadas era prácticamente nulo. Ahora un joven que anhele escribir o dibujar cómics en nuestro país tiene la posibilidad de hacerlo porque hay grupos uniendo esfuerzos y una comunidad dispuesta a orientar. Si le sumas a eso las facilidades de publicar con la internet, las redes, más la popularidad del cómic, el cine y el manga, definitivamente es un buen momento para inspirarte a crear. No podría decir lo contrario”.

El cómic sin fronteras

Marti continuó creando como artista y diseñador gráfico hasta que un día participó en un concurso online organizado por Talenthouse.com en el cual Stan Lee invitaba a diseñar un logotipo para la fundación que llevaría su nombre. El diseño de Martí ganó el primer lugar y en octubre del 2010 The Stan Lee Foundation lo trasladó a Nueva York para ser premiado por el mismo Lee.

“Realmente fue abrumador. Algo inolvidable. Me trataron como una estrella”, expresa Marti. “Lo más impresionante fue cuando me llamaron a ver mi logo en todas las pantallas de Times Square. Fue una experiencia que va más allá de la capacidad de soñar de cualquiera. Tuve la suerte de conocer y compartir con Stan en varias ocasiones en Nueva York y Orlando”.

Desde entonces AJ Marti ha laborado como artista gráfico para The Stan Lee Foundation, además de participar en otros proyectos como sus exposiciones FREAKS! (2010) y “FREAKS!: Collection 2018”.

“El día que lancé en Cuesta del Libro mi Novela Gráfica ‘Ángel de Rapiña’ sigue siendo el día más espectacular que he vivido”, comenta le artista. “Lo más cercano a sentirme realizado. Luego, mis dos exposiciones individuales. Por eso sé claramente qué quiero seguir trabajando el resto de mi vida”.

Aun así, ha notado que en el caso de los cómics independientes existe mucho material auto publicado que no cumple ni estética, ni visualmente con los requisitos necesarios para llamarse cómic. Por otro lado también le ha llamado la atención la influencia que tiene el género del manga en los creadores locales. Marti cree que debieran de dejar de tratar de emular este estilo para concentrarse en crecer como artistas y escribir en un idioma universal.

“No nacemos sabiendo y aunque vayamos a la universidad, tampoco es garantía”, expresa el artista. “La única garantía es la pasión, orgullo y empeño que le pones. Tu deseo de superación, de crecer, de ser mejor, de esforzarte en crear contenido original. Hay que evolucionar y recordar que si pretendes llevar tu arte más allá del charco deberás competir con cientos y cientos de artistas”, dijo AJ.