El fundador de WikiLeaks Julian Assange intentó usar la embajada ecuatoriana como “centro de espionaje”, dice Lenín Moreno

El fundador de WikiLeaks  Julian Assange intentó usar la embajada ecuatoriana como “centro de espionaje”, dice Lenín Moreno
Esa “actividad viola las condiciones de asilo, sentenció el presidente de Ecuador.

El presidente de Ecuador,  Lenín Moreno , el informe del fundador de Wikileaks,  Julian Assange , el uso de la embajada ecuatoriana en Londres  “como centro de espionaje”  y el lamento que este “violara constantemente las condiciones” de su historia política, en una entrevista con El Guardián  divulgado este lunes.

El activista, cuyo portal se reveló en 2010 millas de documentos confidenciales del gobierno de Estados Unidos, se llevó a cabo el pasado jueves después de que Ecuador se retiró el año que se había concedido en 2012.

“No podemos permitir que nuestra casa, la casa que abrió sus puertas, se convierta en un centro de espionaje.”

La Policía británica arrestó por la fuerza a Assange, de 47 años, por una petición de entrega estadounidense, y por violar las condiciones de libertad condicional impuestas por la Justicia británica en 2012 en relación con una solicitud de extradición a Suecia.

Moreno, que ha recibido críticas en su país por haber puesto fin al asilo del australiano, concedido por el anterior gobierno de Rafael Correa, defendió su decisión al resaltar que ésta no fue “arbitraria”, sino “basada en la legislación internacional”.

The Guardian recuerda que Wikileaks fue vinculado a una web anónima que divulgó que el hermano de Moreno había creado una compañía “offshore” (en un paraíso fiscal) además de publicar fotografías privadas del presidente ecuatoriano y su familia.

La vida de Julian Assange en la embajada de Ecuador: paseos en ropa interior y paredes pintadas con heces

“No podemos permitir que nuestra casa, la casa que abrió sus puertas, se convierta en un centro de espionaje”, añadió el mandatario, al tiempo que recordó que “esta actividad viola las condiciones de asilo”.

En la misma entrevista, Moreno criticó el trato proporcionado por Assange hacia el personal diplomático de la legación en Londres, a los que “maltrató”, y consideró que durante su asilo, el australiano “desarrolló una campaña agresiva contra Ecuador y comenzó a realizar amenazas legales incluso contra los que intentaban ayudarle”.

También reveló que el activista mantenía un “comportamiento higiénico inadecuado”, que interfería en el ambiente de la embajada y concluyó que “dadas las constantes violaciones de protocolo y amenazas, el asilo político se volvió insostenible”.

El Reino Unido proporcionó, según él, “garantías por escrito” a Ecuador de que los derechos fundamentales de Assange se respetarían y de que no se le extraditaría a ningún país donde se fuera a enfrentar a la pena de muerte.

Mirá también

La vida de Julian Assange en la embajada de Ecuador: paseos en ropa interior y paredes pintadas con heces

Moreno, que ha negado haber actuado como represalia, consideró que el australiano empleó la legación ecuatoriana en el Reino Unido para interferir en las democracias de otros países. “Cualquier intento por desestabilizar es un acto reprobable para Ecuador, porque somos una nación soberana y respetuosa con las políticas de cada país”, dijo.

En este sentido, el presidente lamentó que “desde nuestro territorio, y con el permiso de autoridades del anterior gobierno, se hayan proporcionado instalaciones desde la embajada ecuatoriana en Londres para interferir en los procesos de otros estados”.