Informativo

Noticias

 Breaking News

Un hogar en Jarabacoa para ancianos que cumple un gran cometido humano

Un hogar en Jarabacoa para ancianos que cumple un gran cometido humano
mayo 05
14:05 2020

En un medio social donde la ancianidad de los sectores de bajos ingresos sufre tantas penurias y sus últimos años son un verdadero calvario, se necesita de centros e instituciones que vayan en su auxilio, y eso es lo que le ofrece a los de esta localidad y otras cercanas el asilo que funciona desde hace varios años en la salida de Jarabacoa, hacia Manabao.

Un centro geriátrico enclavado en medio de una zona muy agraciada por la naturaleza, y que cuenta con todos los elementos de una casa de acogida, a la altura de otros de su tipo que existen en los países desarrollados.

Fue un aporte de la Fundación Huáscar Rodríguez y la empresa que la sustenta, Cementos Cibao, para Jarabacoa y otras poblaciones de la región, dirigida por la congregación religiosa Hermanitas de los Ancianos Desamparados, fundada en Valencia, España, varios años establecida en el país.

La madre superiora que dirige el equipo de religiosas que atienden el centro es sor Hilda María Rodríguez, quien ofrece amplios detalles de cómo funciona la institución, donde en la actualidad residen 55 envejecientes y tiene capacidad instalada para albergar a 60.

La religiosa dijo que hay una gran demanda de familias de Jarabacoa y otras zonas para recibir ancianos, sumando en la actualidad un total de 400 solicitudes, que sobrepasa por mucho la capacidad de atenciones con las que cuenta, situación que les causa pesar.

El centro de acogida a los envejecientes alberga en la actualidad 18 mujeres y 37 hombres, quienes reciben todas las atenciones, acorde con los estándares establecidos, en un ambiente adecuado para hacerle lo más llevadera posible la última etapa de su existencia física.

Rodríguez precisa que el asilo cuenta con el equipo de salud necesario, la garantía de una buena alimentación y el ambiente indicado para que los ancianos se sientan alegres, con espacios para escuchar música, recibir la visita de familiares, tener contactos con el jardín, y entre otras facilidades.

Reconoce que se registran algunas situaciones incomodas, por actitudes de algunos indisciplinados y de carácter agresivo que generan molestias a los demás, situaciones que han llevado a entregárselos a sus familiares, por no poder cohabivtar en paz con sus semejantes, aunque son muy pocos estos casos.

En vista de las dificultades presentadas con envejecientes de actitudes incompatibles con la buena convivencia, fue necesario abrir un centro de siquiatría, donde un especialista en esa área de la salud ofrece sus servicios profesionales.

La poca atención que tienen los ancianos por parte de sus familiares es una de las quejas de Rodríguez. Explica que la gran mayoría ni siquiera tiene quien les visite, lo que dificulta su estabilidad emocional y obliga a un mayor esfuerzo de las damas de la congregación y del personal que ofrece sus servicios en la unidad.

Intercambios
El centro realiza intercambios con otro similar de la capital, donde se efectúan actividades deportivas en sus sillas; para Navidad llegaron 50 desde Santo Domingo a compartir a Jarabacoa.

El centro
Carolina Hernández, encargada de imagen corporativa de Cementos Cibao, quien además trabaja para la Fundación Huáscar Rodríguez, detalló la razón de ser del centro donado a Jarabacoa por el fundador y que bautizó con el nombre de su madre, Margarita Herrera.

El edificio cuenta con todos los requerimientos para funcionar adecuadamente, con pabellones para varones y hembras, salas de descansos, comedor, amplia y moderna cocina con los suministros de alimentos para garantizar una adecuada nutrición de los residentes.

Asimismo, cuentan con dispensarios médicos, una moderna lavandería, una capilla para los oficios religiosos, espacios para actividades deportivas, como el juego de dominó; el mobiliario indicado, como sillas de ruedas, camillas y otros equipos que lo convierten en un centro geriátrico moderno.

En el entorno del edificio hay terrenos donde se cultivan víveres y legumbres, entre estas guandules y habichuelas, que sirven para cubrir, en parte, la alimentación de los envejecientes asilados.

La niñez
Hernández dijo que Huáscar Rodríguez tenía un proyecto para un centro similar para la niñez, pero su muerte lo interrumpió.

Sin embargo, la Fundación no descuida ese sector vulnerable y le proporciona apoyo financiero a muchas instituciones que se dedican a trabajar con menores de edad, en diferentes puntos del país, en especial en Santiago y la Capital.

Fuente: Listin Diario

About Author

Henry Valdez

Henry Valdez

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment